Smartphones dentro de la economía circular

Smartphones dentro de la economía circular

¿Habéis visto el nuevo móvil de Samsung con pantalla plana plegable? Recuerda mucho a los antiguos móviles pequeños que se abrían quedando la pantalla en la parte superior y el teclado en la parte inferior del teléfono. A mí me gustaban mucho esos teléfonos móviles porque los podía llevar en el bolsillo tranquilamente y no ocupaban nada pero obviamente los actuales Smartphone están mucho más avanzados y tienen pantallas increíbles así que jamás pensé que sería posible tener algo así ahora hasta que vi el nuevo modelo de Samsung.

Algunos famosos e influencers ya lo han probado y subido las correspondientes imágenes a Instagram y otras redes sociales. El otro día, de hecho, se lo vi en una publicación a Sandra Barneda, el rostro femenino por excelencia de Mediaset (si obviamos a Belén Esteban y a la hija de Rocío Jurado que parece haber vuelto a la pequeña pantalla para quedarse).

Se trata del Samsung Galaxy Z Flip y cuesta la friolera de  1000 euros de media. También han sacado el Samsung Galaxy Fold que lleva la misma tecnología pero, en este caso, para abrir el móvil en horizontal y hacer de una pantalla tradicional una que mide justo el doble, con formato cuadrado, al abrirse en forma de libro. El Samsung Galaxy Fold es aún más caro, hablamos de casi 2.000 euros de Smaprtphone.

Personalmente al Fold no le veo utilidad real. Tal vez si pretendes ver cine en el móvil es posible que te resulte interesante, o si pretendes dibujar en la pantalla con algún programa de diseño especial para Smartphone pero  no creo que tener la pantalla tan grande sea una gran ventaja para el usuario medio, o por lo menos no a ese precio.

Con el Flip ya es otra cosa. Yo jamás me gastaría 1000 euros en un móvil pero reconozco las ventajas de tener la calidad y la pantalla de un móvil de última generación tradicional en un producto que cabe en casi cualquier espacio, por pequeño que sea tu bolsillo.

No obstante, ahora que se ha inventado la tecnología, estoy segura de que empezarán a aparecer más móviles con estas peculiaridades en marcas más económicas, sobre todo asiáticas, al estilo de Huawei por ejemplo, entre otras. Eso es lo que conseguirá que se generalice el uso de este tipo de Smartphone porque son pocos los que pueden pagar un Samsung Galaxy Z Flip, pero la realidad es que el origen de todo, la medalla de oro, la tendrá Samsung a partir de ahora.

Consumismo

Ahora bien, ¿cuál es el problema que ya veo venir de lejos? El consumismo, y me explico. Desde hace años, con la llegada de un nuevo dispositivo mejor al anterior, toda la sociedad se ha volcado al consumismo. No es necesario que tu antiguo Smartphone se haya estropeado, basta con que saquen uno nuevo cada Navidad para que gran parte de la sociedad quiera tirar el viejo a la basura y comprarse el Smartphone de moda y eso provoca toneladas de basura tecnológica que, en su mayoría, no se recicla.

Ahora, con la llegada de una nueva tecnología que provoca que los nuevos Smartphone tengan un nuevo diseño, totalmente diferente al anterior y mejorado, el número de usuarios que va a querer comprar un móvil de pantalla plegable va a ser inmenso, mucho mayor que cuando sacan un modelo nuevo en el que se mejoran los acabados o el procesador, y eso va a provocar una avalancha de basura que, tal y como estamos ya, puede ser desastrosa para el medio ambiente.

Lógicamente todos nos deberíamos preguntar si verdaderamente necesitamos comprar esto o aquello, o si podemos pasar con lo que tenemos en ese momento y evitar así este círculo vicioso consumista que hemos creado en el mundo capitalista, pero eso no lo va a hacer ni un 15% de la población. Mi último móvil estuvo conmigo casi 6 años, mientras que veía cómo amigos míos se compraban un Smartphone nuevo cada año, y me siento muy orgullosa de ello.

La pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué podemos hacer al respecto? Pues, si tienes la imperiosa necesidad de cambiar de móvil aunque el tuyo siga funcionando perfectamente, tal vez deberías entrar en la llamada economía circular que viene a significar que le des a ese móvil viejo una nueva vida. Puedes venderlo de segunda mano, puedes reciclarlo, regalarlo a alguien que lo necesite o guardarlo por si un día tienes una necesidad pero, hagas lo que hagas, no lo tires a la basura común de desperdicios.

Los profesionales de Reware Mobile explican en su web que los componentes con los que están confeccionados los teléfonos, tablets, electrodomésticos, etc., son bastante contaminantes y pueden contener hasta 40 materiales tóxicos. De hecho, un solo Smartphone puede llegar  a producir hasta 95 kilos de CO2 a lo largo de su vida útil, lo que en otras palabras viene a significar que contamina unos 600.000 litros de agua. ¿Entendéis ahora la importancia de reutilizar, reciclar y entrar en la economía circular?

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende.

En la práctica, implica reducir los residuos al mínimo. Cuando un producto llega al final de su vida, sus materiales se mantienen dentro de la economía siempre que sea posible. Estos pueden ser productivamente utilizados una y otra vez, creando así un valor adicional.

Qué esperar de los nuevos móviles

Tal y como yo lo veo, los nuevos móviles que van a aparecer de ahora en adelante van a venir cargaditos de mejoras y de nuevas tecnologías, lo que va a provocar un salto cualitativo y, por ende, la compra masiva de los mismos, así que ahora es más importante que nunca promover la reutilización y reciclaje de la tecnología obsoleta.

Para los amantes de la fotografía llegarán móviles, sobre todo de la gama alta de los Huawei, que conseguirán maravillas dignas de profesionales a precios realmente económicos. Los amantes del cine tendrán las pantallas dobles plegables que harán las delicias de quienes ven streaming en sus smartphones y para quienes usan sus teléfonos como si fueran ordenadores llegarán procesadores de alta gama que dejarán boquiabierto a los actuales portátiles de gama media.  Hablo de móviles como la gama nueva de iPhone 13, los ya mencionados Samsung Galaxy Z, la gama Google Pixel 6 o el One Plus 9T.

No obstante, mi ojo de Mordor está puesto en la gama Huawei P50, con 12 GB de RAM y una cámara cuádruple de 50MP, teleobjetivo de 64MP, un gran angular de 13MP y una monocromática de 40MP. Todo eso, unido a su fantástica batería de 4.360mAh de carga rápida de 66WW me dice que tendrá un rendimiento fantástico que suplirá, con creces, su falta de 5G.

Obviamente, y siguiendo mi filosofía de vida, a mi móvil actual le quedan aún muchos años de vida y, por lo tanto, no seré yo quien compre ninguno de estos nuevos Smartphones pero eso no quita para que sepa reconocer lo que está por llegar.

Ahora mismo tengo un modesto Huawei de 180 euros que funciona de maravilla y no necesito más. El día que caduque realmente entrará en la economía circular, de eso estoy segura, y así me sentiré menos mal por cambiar de teléfono. ¿Y tú? ¿Te apuntas a la economía circular?