¿Cómo hacer un transporte de vinos seguro?

¿Cómo hacer un transporte de vinos seguro?

Como sabemos. El vino es una bebida de características muy delicadas que se debe saber bien como manipularse de forma de no afectar en su sabor y características. Pero, este cuidado no solo se resume al que le da el vinícola durante el proceso de elaboración, o al que le da cada consumidor en casa, manteniéndolo a las temperaturas adecuadas para su conservación, sino que también influye el trato que se le de durante su transporte de un punto de la cadena de distribución a otro.

Ya sea que se esté trasladando a las grandes tiendas que lo colocarán en sus estantes o que se esté enviando un pedido directo al consumidor como parte de una compra por Internet, se debe emplear una logística que cuide casa detalle del producto de forma que las botellas lleguen sanas y salvas a las manos que las disfrutarán.

Transporte de bebidas y alimentos

Cualquier servicio de transporte de mercancía, sin importar cual se la naturaleza de la carga, debe tener cuidados con su manipulación durante todo el proceso para garantizar su seguridad y conservación; sine  embargo, en  el caso de las bebidas y alimentos, más si hablamos de una tan sublime como el vino, se deben potenciar las medidas, pues cualquier error podría llevar a la perdida total de la misma y a un desperdicio de recursos y dinero.

Por ejemplo, aunque algunos productos pueden permitirse un par de rasguños durante el viaje, si esto llega a pasarle a un paquete de harina, lo que sucedería es que se abriría y derramaría por completo. Igual pasa con algunos productos resistentes a un pequeño golpe en la cabina de la transporte, lo que no puede pasar igual con una botella de vino, ya que se reventaría, dejando perder todo su contenido.

Sin embargo, en cuanto a vinos, el desafino no se tata solo a nivel de estructura física, sino también de otras condiciones, como la temperatura del ambiente. Por ejemplo, los transportes deben estar acondicionados para transportar este tipo de carga que implica condiciones especiales, como lo son la ventilación adecuada y el porcentaje de humedad necesario.

Desafíos a la hora de transportar vino

Cuando hablamos del producto vinícola hay que saber que este cambia fácilmente ante su exposición factores externos. Esto en cualquier momento de la cadena de elaboración, conservación y distribución, incluyendo el traslado del producto desde los viñedos hasta los consumidores o puntos de venta.

Así, el transporte de este elixir está plagado de retos. Por un lado, las botellas de cristal, los envases en lo que suelen venir,  son muy frágiles, por lo que cualquier golpe o movimiento puede hacer que se fracturen. Así el sistema de embalaje y seguridad debe ser muy minucioso y respetando medidas muy estrictas.

Por otro lado, Bocopa, expertos en vinos nos recuerdan que los cambios bruscos de temperatura o las temperaturas muy altas o muy bajas pueden afectar el contenido, por ejemplo, su aroma, su sabor, u estabilidad. Por ejemplo, el corcho puede humedecerse y provocar fugas en la botella. Por lo que la mercancía debe estar muy protegida y debe viajar en un contenedor con la adecuada temperatura para su conservación.

Asimismo, como la luz también puede afectar sobre la constitución del líquido, se debe controlar las condiciones lumínicas dentro del transporte de forma que no se de lo que se conoce como  “gusto de luz” o “enfermedad de la luz”, que no es más que la  reacción química del vino al estar expuesto de manera prolongada a la luz y que afecta, sobre todo, a los vinos blancos, rosados y espumosos.

¿Cómo se realiza el transporte del vino?

Ya que sabes los riesgos que corre una carga de botellas de vino y las medidas que hay que tomar para preservar tanto su contenido como su delicado envase, ahora te comentaremos el paso a paso del traslado de carga de vinos.

El vino se debe tratar como un producto bajo la etiqueta “sensible”, el cual, debido a su naturaleza, requiere de características especiales para su transporte, como un camión con temperatura regulable.

Este tipo de transportes evita que el vino se estropee con el calor, además que suelen tener contenedores con sistema de sujeción mediante tornillos, para evitar daños en los envases.

Por otra arte, se deben utilizar herramientas y dispositivos pesados para la delicada naturaleza del vino, como una instalación de rodillos para mover la carga en los palés.

  • ¿Cómo se hace un correcto embalaje de botellas de vino?

Una de las características de mayor cuidado del vino, ya lo hemos icho, es su envase de vidrio, que ante un pequeño impacto podría romperse desperdiciando todo su contenido. Así, l primer paso para lograr que llegue en perfectas condiciones a su destino es un correcto embalaje del producto.

Para lograrlo debemos encontrar un sistema de embalaje que se ajuste a la perfección a las características del envase y que pueda protegerle ante posibles golpes o caídas.

El cartón se posiciona como el material más popular y el más utilizado para este tipo de cargas, no solo por su precio muy rentable, sino también por sus propiedades resistentes y reciclables.

No obstante, con elegir un buen material no está el asunto zanjado. También hay que proteger a las botellas de chocar entre si durante el traslado utilizando separadores o material acolchado.

Finalmente, nada de esto valdrá la pena, si al momento de colocar la carga en el contenedor del camión no se coloca de forma correcta, dispuesta de manera segura y equilibrada, y asegurada con sistemas de sujeción que eviten que se mueva.

  • Embalaje de vino a granel: los flexitanques

Sin embargo, también tenemos el caso de los envíos a granel en donde la carga contiene una gran cantidad de botellas del producto y que nos exige recurrir a un sistema de carga especial, como lo son los contenedores flexitank.

Estos, también llamados flexitanques, son unas bolsas hinchables y reciclables de polietileno de un solo uso que tienen una capacidad de almacenaje de hasta 24000 libros, por lo que permite al cliente  reducir los costes de la logística y los riesgos de contaminación al poder transportar en un solo viaje grandes volúmenes de su producto de una sola vez.

  • Transporte de bebidas alcohólicas

Detallando un poco más a fondo el transporte de bebidas alcohólicas que es el que nos compete en este artículo, encontraremos que hablamos de los productos que más cuidados especiales y atención necesitan.

Esto, no solo para conservar su contenido en las condiciones adecuadas, sino porque la mayoría de ellos suelen distribuirse en envases de vidrio que son de delicada manipulación y que podrían romperse ante el mínimo impacto.

Por eso, para cumplir con nuestro prometido de hacer un traslado exitoso se deben tomar l siguientes medidas:

  • Se debe cumplir un régimen de temperatura térmica entre los 11-12ºC.
  • El medio de transporte debe tener protección contra la luz solar.
  • El transporte debe seguir una ruta segura y sin imprevistos que pueda hacer que la carga se mueva y choque ente sí.
  • Se debe embalar y fijar la carga de la forma correcta, que garantice que no se moverá de lugar durante el viaje.

 

  • Transporte de objetos de vidrio

Como dijimos anteriormente, el empaque en  el que suelen venir las bebidas alcohólicas, como el vino, son de características frágiles e inestables.

Estas suelen venir en envases de vidrio como botellas, vidrio plano y la fibra de construcción; y la forma correcta de manipularlos durante su traslado son las siguientes:

  • Se debe tener en cuenta la suspensión del vehículo de transporte.
  • Se debe realizar una buena sujeción de carga hidráulica.
  • El transporte debe conta con una bandeja de carga con cubierta corredera

¿Cómo nos puede ayudar la tecnología?

Hoy en día, los avances tecnologías han evolucionado cientos de industrias y servicios permitiéndonos optimizar y digitalizar la mayoría de nuestras actividades de la vida personal y laboral.

Así, esta se ha hecho presente en el mundo vinícola, trayendo avances tecnológicos para la mejora de la producción y conservación del vino, pero también para ayudarnos a trasportarlo de forma segura.

Por ejemplo, el IoT o Internet de las cosas, nos ofrece una mejor trazabilidad de los envíos, además de un mayor control y una optimización en la temperatura y humedad del vino. Incluso, puede ayudarnos a identificar cuando una carga está pasando por un cambio de temperatura que podría afectarla, para tomar las medidas de emergencia necesarias para regular las condiciones del ambiente antes que del que vino se dañe.

El Blockchain ha hecho sus aportes en termino de transacciones económicas pero también ayuda a brindar mayor transparencia a lo largo de la cadena de suministro, evitando falsificaciones.

Y finalmente, el Beverage Integrity Tracking (BIT) nace como un proyecto que busca explorar y demostrar el papel que puede tener la implementación de tecnologías IoT en la supervisión de todos los procesos del sector del vino, incluyendo su transporte, de forma que se pueda evitar que se ponga en peligro su integridad y calidad.