Los jóvenes españoles, cada día, mejor formados

Los jóvenes españoles, cada día, mejor formados

Son las nuevas generaciones las que van a seguir haciendo crecer el mundo tecnológico en un futuro más o menos cercano. Los que ahora están en la cresta de la ola bajarán poco a poco conforme vayan subiendo los nuevos talentos, ley de vida ¿no? Pero debemos dejar las cosas claras, no va a ser fácil porque cada vez los profesionales están más formados y parece que España no es precisamente uno de los países que más destaca en educación.

No importa el tipo de negocio que quieras emprender, ni si consigues empleo por cuenta ajena en una gran multinacional o en una pequeña empresa… en el sector de la tecnología el mundo está constante cambio y sólo los más avispados y mejor formados alcanzarán los puestos más rentables.

Para empezar hay que dejar bien claro que a pesar de que hace unos años una persona con ganas, ingenio y solvencia económica podía convertirse en emprendedor y salir adelante, hoy en día yo no veo viable meterse en nada similar si no se tienen conocimientos de gestión de empresas o cuentas con un socio que los tenga. Actualmente es imprescindible haber estudiado administración y dirección de empresas en la Universidad y, personalmente, yo recomiendo estudiar este grado de ADE en Barcelona  porque Formatic Barcelona no sólo tiene muy en cuenta la parte práctica de estos estudios, algo que se va a necesitar.

Por otro lado, no podemos olvidarnos del inglés. Es primordial dominar el idioma universal, sobre todo cuando hablamos de un sector como el nuestro, en esta academia de inglés en Valladolid forman a sus alumnos en diferentes áreas, algo que me parece perfecto para no acabar cabiendo un inglés medianamente aceptable y luego no conocer los tecnicismos necesarios para moverte por el sector en el que trabajamos.

Pero no penséis que esto va dirigido sólo a los futuros emprendedores porque estos consejos se pueden extrapolar a cualquier ingeniero, técnico e investigador del área tecnológica de cualquier empresa. No es posible confiar proyectos de trabajo de amplio espectro que abarcan avances e investigaciones a empleados que carecen de ciertos conocimientos o con falta de liderazgo y organización. Sería como pretender que un caniche montara un puzle infantil, es imposible porque no tiene la capacidad necesaria para hacerlo y en este sentido, nosotros ganamos capacidad junto con los conocimientos que vamos adquiriendo.

Hay un sector de estos jóvenes que piensan que una salida laboral, más fácil que aquella de la que estamos hablando, es la oposición. En Preparadores Valladolid cuentan con cientos de alumnos cada año que se preparan las oposiciones de enseñanza tras acabar grados de ingeniería con el fin de conseguir una plaza como docente en secundaria, bien de ciencias, de física, química, matemáticas, etc… Y aunque la gran mayoría de sus alumnos aprueban la oposición, sólo los mejores consiguen la plaza y esto es también extrapolable a  cualquier empleo.

La conclusión es sencilla: hoy en día los jóvenes están muy bien formados y no destacan los que tienen grados universitarios o másteres, sino los que tienen una amplia formación para abarcar más de una tarea, es decir, que aquel que posee un título de ingeniero, sabe inglés, tiene un máster de especialización y sigue en continua formación pasará siempre por encima de aquel que se conforma sólo con el grado universitario y, por tanto, cuanto mejor formado estés más posibilidades de éxito tienes.

El problema es que algunos expertos anuncian que llegará un momento en el que la población esté tan formada que será imposible ceñirnos sólo a esa formación para seleccionar empleados en el sector y tendremos que recurrir a la práctica y a los típicos periodos de prueba. Algo que en realidad ya se viene haciendo desde hace tiempo pero que ahora cobra más importancia.