Las Ventajas en Eficiencia Energética de la Domótica

Las Ventajas en Eficiencia Energética de la Domótica

20 septiembre, 2018

Aplicar las Nuevas Tecnologías en nuestros hogares conlleva no solo las ventajas prácticas de automatizar muchos sistemas sino también una mayor eficiencia energética.

Al fin y al cabo, la domótica tiene como uno de sus principales objetivos mejorar la vida de las personas. De hecho, cada vez más personas se apuntan a los beneficios de una casa con este tipo de novedad tecnológica.

La previsión de futuro según expertos apunta a que en 2050, el 80% de la población mundial vivirá en grandes ciudades y buscará hogares no solo confortables, sino también inteligentes y respetuosos con el medio ambiente.

En Sindel ofrecen lo último en Domótica y señalan cómo cada vez más personas buscarán las ventajas de estos sistemas y dejará de ser un lujo para pocos ya que aumentará cada vez más su demanda. El uso de estas tecnologías domóticas será cada vez más generalizado.

Ahora bien, mucha gente desconoce que la instalación de esta tecnología domótica no suele suponer reformas u obras específicas complejas en nuestra vivienda. Si bien, cada caso es diferente dependiendo del tipo de vivienda debemos de informarnos antes de sacar conclusiones sin saber la complejidad o no de instalar esta tecnología en nuestro hogar.

Consejos Básicos para Automatizar Nuestra Vivienda

Está claro que si pensamos en aplicar esta tecnología domótica en la fase de construcción el resultado será mucho más efectivo pues aprovecharemos mejor esta tecnología si domotizamos la casa previendo que la vamos a usar.

De hecho, tan solo con un ordenador central y “cuatro” sensores básicos ya podemos dar nuestros primeros pasos en domótica. De este modo, con un par de sensores ya podemos, por ejemplo, regular la luz y, de esta manera, tendremos ya nuestra primera experiencia en domótica.

Partiendo de un sistema domótico simple siempre podemos ir incrementando en cuanto al número de aplicaciones y sensores y comenzar a construir nuestra casa inteligente desde ahí.

Por otro lado, en la época de los Smarphones, estos suponen un abanico nuevo de posibilidades en cuanto a la domótica. De hecho, podemos controlar muchos electrodomésticos a partir de nuestros móviles sin estar en casa, y esto supone también que podamos desconectar o apagar luces que se hayan quedado encendidas sin estar en casa, o programar el horno para que nos haga un determinado plato.

Se trata de sistemas sencillos pero también muy prácticos. De este modo, los detectores de presencia, pueden resultar altamente eficaces a la hora de ahorrar luz, puesto que saben cuando hay personas en la habitación y adaptan su comportamiento al de las personas.

Ahora bien, debemos de entender que un sistema de domótica efectivo sera aquél que sepa aunar de forma integral todos los sitemas. Digamos que de poco sirve que tengamos unos sensores para el termoestato si no sabe que las persianas están o no subidas mientras da el sol. Cuanta más comunicación exista entre los diferentes sistemas más eficiencia conseguiremos.

De ahí la importancia de tener un control centralizado de los sistemas domóticos en nuestro hogar, de manera de que a través de un solo botón podamos enviar órdenes a todos los dispositivos.

En el caso de la climatización de nuestro hogar, esto es muy efectivo al poder programar una sola temperatura para todas las estancias.

El uso de temporizadores también será de los principales sistemas domóticos en el ahorro con los cuales podemos definir el día de la semana, hora de comienzo y fin de la acción. Estos pueden ayudarnos a automatizar la calefacción y el aire acondicionado, así evitamos que estén funcionado todo el día y se enciendan solo cuando los hayamos programado.

También debemos considerar las desventajas de tener un sistema inteligente como pueden sr los ataques en la red, al fin y al cabo esta no deja de estar conectada a internet. También compartimos datos personales en muchas aplicaciones que las piden y nos exponen así a posibles y desagradables situaciones.

Si bien, estos serán algunos de los retos con lo que se encontrará la domótica en los años venideros y gran parte del sector tecnológico.

Cada vez se construirán más viviendas que añaden la domótica a sus servicios, sobre todo, pensando en la posibilidad de ahorro energético que supone a largo plazo.

Esto hace que cada vez más personas vean en las tecnologías domóticas el futuro de la vivienda, hogares más inteligentes y sostenibles que ofrezcan cada vez más bienestar a quienes los habitan.