Las nuevas tecnologías en la obra civil

Las nuevas tecnologías en la obra civil

La era tecnológica en la que vivimos nos obliga a subirnos a su carro, y es que si la ignoramos, en muy poco tiempo nos quedamos atrás, o lo que es lo mismo, ajenos a la sociedad actual. Este hecho no solo nos afecta a los humanos, y es que hoy en día todo y todos estamos conectados, ya que la tecnología de la información avanza a pasos agigantados. La obra privada y civil no es ajena a este hecho, y por ello en el post de hoy os daremos una pincelada de cómo ha cambiado la forma de construir el avance tecnológico y cómo adaptamos la obra a lo que nos depara el futuro.

No hace falta salir muy lejos de nuestras casas para poder ver una construcción pública, como puede ser una vía de alta capacidad para automóviles o una vía para los trenes de alta velocidad. En el sector de obra civil podemos encontrar más ejemplos, pero hoy nos centraremos en la red viaria y ferroviaria.

En el caso de las redes viarias, en la actualidad existen unos mínimos estandarizados que las constructoras deben cumplir a la hora de participar en los concursos públicos y luego a la hora de llevar a cabo la obra. Esos mínimos de los que os hablamos no solo se refieren a contratación de personal, a criterios técnicos a la hora de trazar el recorrido o incluso al tipo de asfalto a utilizar (como dato os comentamos que el más utilizado en las vías de alta capacidad españolas es el asfalto MD 10). En los últimos años los organismos oficiales dependiendo de la comunidad autónoma también incluyen en sus mínimos que la vía cuente con una red de comunicación que en el futuro se pueda utilizar para la seguridad de quienes la usen o incluso para comunicarse con los vehículos que por ella circulen. En Galicia, por poner un ejemplo, el gobierno territorial incluye este sistema en las infraestructuras de nueva construcción con el fin de preparar su red viaria para el futuro y estar a la vanguardia de la tecnología.

En el caso de las infraestructuras ferroviarias de nueva construcción, el ADIF trabaja para acercar los últimos avances tecnológicos a su red, y para llevar esto a cabo, requiere un trabajo que en ocasiones dura años, por ello, para la comodidad de sus trabajadores y para realizar estas tareas a un ritmo más rápido para poder ofrecer cuanto antes a los clientes el uso de la vía, usa en múltiples ocasiones construcciones prefabricadas de hormigón como pueden ser las de Eiros, las cuales destina a ser casetas de obra para que los empleados puedan cambiarse y dejar sus herramientas. Pero no solo casetas, los revestimientos de los túneles también son prefabricados al igual que las traviesas de nueva instalación que se sitúan bajo la vía férrea. En ocasiones el administrador de infraestructuras ferroviarias también solicita construcciones prefabricadas para formar parte de sus edificaciones en las que luego instala los diferentes servicios necesarios para poder gestionar la red ferroviaria de nuestro país.

Otras instalaciones tecnológicas en nuestras vías

Dentro de la infraestructura necesaria para poder operar el tren de alta velocidad en nuestro país, además de los servicios básicos necesarios y comunes con el tren tradicional como son la vía, la catenaria en la mayoría de casos y la señalización, el contratante también precisa que se incluyan servicios como postes repetidores de ondas que suministren la información que se requiera en cada caso, como pueden ser antenas para mejorar la cobertura móvil o para obtener una óptima comunicación entre convoy y estación y conseguir así una mejora sustancial en la seguridad de la red ferroviaria de nuestro país, algo muy importante para que no se repitan accidentes como el ocurrido hace casi ya tres años a la entrada de Santiago de Compostela, concretamente en Angrois.