La tecnología en las empresas de trabajos verticales

La tecnología en las empresas de trabajos verticales

La historia de los trabajos verticales nos lleva a Estados Unidos, en la década de los 50 y después terminaron llegando a Europa. A principios de los 90 en el sector había pocas empresas que ofrecían este sistema de trabajo vertical tan novedoso.

Primeramente, las empresas lo que hacían era contratar escaladores que tuvieran un gran conocimiento del mudo vertical, pero con poco conocimiento real del oficio. El paso de os años ocasionó que se viera más eficaz la contratación de un oficial de albañil o un pintor, preparándole y formándole en las técnicas de descolgamiento vertical. Actualmente estos profesionales tienen que pasar unos cursos con diferentes niveles formativos.

Hace años no es que hubiera demasiadas empresas, por lo que todas tenían trabajo y los estándares a nivel de seguridad eran francamente altos, lo mismo que los resultados en las obras que hacían, todas por lo general de gran calidad.

Nuestro país en la vanguardia de este tipo de tecnología de altura

Actualmente el panorama ha ido cambiando y la aparición de nuevas y pequeñas empresas que se dedican al trabajo vertical a precios más reducidos han ido pasando a realizar trabajos con pocas o ninguna garantía ni mientras se realiza la obra a nivel de seguridad ni al acabarlas, pues estas empresas suelen cambiar de nombre cada poco tiempo, lo que hace que dejen de ser válidas todas las obras a nivel de garantía que se hagan previamente.

La reducción a nivel de costes que se está produciendo por ellas, hacen que la calidad de los servicios disminuya, pues el tiempo de trabajo es menor y los materiales son más baratos, algo que redunda también en la seguridad de los trabajadores, que en muchos casos no son trabajadores con la debida cualificación ni han hecho los cursos de formación necesario o carecen del contrato de trabajo adecuado a las horas que realizan sus labores profesionales.

Todo ello hace que, si se tiene en cuenta el tema de la obra y la seguridad, hay que pensar que el contratista principal va a ser el responsable subsidiario del personal de la empresa que se contrate, algo que tendrá que tenerse muy en cuenta cuando elijamos una empresa para hacer los trabajos.

A nivel de calidad, siempre tiene importancia que la empresa que vayamos a contratar sea miembro de ANETVA y si tiene sistema de calidad, preferentemente que tenga el sello AENOR o la norma ISO 9001, lo que es garantía de gestión, seguridad y control correcto de la empresa, pues anualmente se revisa el buen desarrollo y la organización que tenga la empresa en cuestión.

En España hay empresas como Workprotec que en este sentido es una empresa que se encarga de proporcionar soluciones integrales en cuanto a seguridad para realizar trabajos en altura, lo que va desde el diseño hasta el buen uso de las instalaciones.

Cuando se busca empresa de trabajos en altura hay que tener muy en cuenta las soluciones a nivel tecnológicas a nivel de seguridad pues es algo que va desde el diseño a las instalaciones, certificaciones o los mantenimientos. Igualmente, lo más conveniente es que se diseñen soluciones a la medida, pues cada proyecto de seguridad e instalación es único.

Toda empresa del sector puntera debe tener un equipo experto de ingenieros que es el que se encarga de estudiar todo proyecto, para lo que tienen que tener en cuenta la estructura, su espacio de caída o los elementos de fijación necesarios.

Algo importante que no siempre se tiene en cuenta es la necesidad de inspecciones y la certificación de sistemas anticaída obsoletos. Para ello es de gran importancia verificar revisar o adaptar las instalaciones anticaídas según la normativa que esté en vigencia para lo que se emitirá el correspondiente certificado técnico.

El rescate vertical es un apartado donde algunas empresas de trabajos en altura también dedican sus esfuerzos y son capaces de asesorar y formar al personal de mando con las más novedosas técnicas y materiales del mercado.

Para finalizar, siempre es importante que el componente de experiencia se combine con estar a la última en el terreno tecnológico cara a incorporar el mayor número de novedades del mercado. Una serie de procedimientos más específicos de seguridad para trabajos en altura o de rescate personalizados que tendrán que adaptare a las diferentes características de cada empresa en la que se implantará.