Domótica: una tecnología sostenible, limpia y cuidadosa con las personas

Domótica: una tecnología sostenible, limpia y cuidadosa con las personas

Nos encontramos en un momento en el que la tecnología inteligente está empezando a formar parte de nuestra vida. Y cada vez lo hace de una manera más potente y que condiciona, para bien, nuestro día a día, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Desde luego, es evidente que esta ciencia es necesaria para el ser humano por dos simples razones: porque nos permite ganar en comodidad y porque, además, contribuye a que se minimicen los excesos, sobre todo en lo que tiene que ver con el medio ambiente, de todas y cada una de las personas que poblamos el mundo.

En este sentido, tenemos que prestar atención especialmente a una ciencia como lo es la domótica, que es imprescindible para alcanzar los objetivos que hemos mencionado en el primer párrafo. Lo hemos escuchado con total seguridad en múltiples conferencias de boca de algunos expertos, pero estamos convencidos de que una parte importante de la población, aunque se haya familiarizado con el término en sí, no sabe qué es y qué permite la domótica. Se trata de algo importante y que creemos que debería ser conocido, en pleno 2020, por todos y todas.

Por ello, vamos a presentaos la definición que hace el CEDOM, la Asociación Española de Domótica e Inmótica, sobre el primero de estos términos. Asegura la entidad que la domótica es “el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permite una gestión eficiente del uso de la energía, que aporta seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema”. Para nosotros, desde luego, la domótica es hasta ahora la más moderna y eficaz de las tecnologías puesto que nos permite gestionar de manera automática los recursos que consume una vivienda. Y eso es clave para salvaguardar nuestra Tierra.

Ni que decir tiene que, cuando hablamos de domótica, no solo lo hacemos desde el punto de vista del hogar. Los centros de trabajo también necesitarían este tipo de sistemas para conseguir mejorar la utilización de sus recursos y su energía de una manera eficaz y eficiente, contribuyendo de esa manera a ejercer un consumo más responsable y más cuidadoso con nuestro entorno. Los profesionales de una entidad como Delbin, especializados en la confección de espacios de trabajo que aseguren seguridad, comodidad y eficiencia, nos han comentado que, en España, la apuesta por la domótica sigue creciendo y que cada año lo hace en una medida mayor que el anterior.

Los datos así lo indican y nosotros hemos querido descubrirlos. Una noticia que fue publicada en el portal web de Cic Construcción indicaba que el mercado de la domótica había crecido en nuestro país nada más y nada menos que un 40% en lo que tuvo que ver con el año 2018, lo que indica que la apuesta española por este asunto va muy en serio. Y eso nos honra y pone de manifiesto que nos estamos tomando muy en serio no solo el cuidado de nuestra Tierra, que evidentemente es fundamental, sino también la comodidad de los empleados.

Una cuestión de responsabilidad social

Muchas de las empresas que se están encargando de apostar por la domótica saben a la perfección que esta es una buena manera de vender su compromiso con la sociedad, lo que se denomina responsabilidad social corporativa. Y la verdad es que la domótica es una de las mejores maneras de hacerlo. En un mundo en el que parecemos habernos dado cuenta de los peligros que representa el cambio climático, prácticamente esto es lo menos que pueden hacer las empresas. Y, poco a poco, se van subiendo a este carro.

Que las empresas sean las primeras en apostar por este tipo de sistemas es lo lógico. Pero lo ideal sería que también en las viviendas empezáramos a disponer de sistemas como de los que venimos hablando. Es evidente que una familia o un particular no tiene la misma facilidad que una entidad a la hora de disponer de estos elementos. Pero es una cuestión de tiempo. Cuando pasen los años, nos empezaremos a acostumbrar a ver este tipo de sistemas en las viviendas de nueva generación. Desde luego, esa será una noticia muy positiva para nuestro entorno.

Muchos expertos aseguran que el tiempo corre en nuestra contra en lo que tiene que ver con el cuidado de nuestra Tierra. El planeta se ha degradado mucho en los últimos tiempos como consecuencia de la superpoblación, las continuas guerras y el abuso de las grandes empresas industriales, que han vertido a ríos y mares toneladas de residuos y que han mandado a nuestra atmósfera gases realmente perjudiciales para la misma. La domótica es una manera de combatir contra ello y reducir todos esos efectos negativos para nuestro entorno. La domótica es, por tanto, una de las salvadoras de la vida tal y como la conocemos hasta ahora.