Aspectos a tener en cuenta en un diseño de una página

Aspectos a tener en cuenta en un diseño de una página

El diseño de una página web para la promoción de productos y servicios es esencial. No se puede hacer un sitio web ramplón y querer generar ingresos inmediatos y grandiosos. Esto es como todo en la vida. Para poder recoger hay que sembrar. Y en el diseño web parece que la gente no quiere sembrar mucho.  El diseño de una página web requiere de un conjunto de estrategias diseñadas para que el sitio sea vendedor y exitoso y logre la misión que un emprendedor o una pyme tiene en la red.

Lo  principal es despertar el interés del usuario desde el primer momento en el que entra en nuestra página web. Como suele pasar en muchas cosas, lo más complicado no es que llegue, sino que se mantenga. Y para eso hay que seguir una serie de pautas.  Aquí tienes unos cuantos consejos que nos trasmiten desde El Arte de la Web que sin duda te ayudarán a conseguirlo. Si se cumplen, ya habrás sembrado bastante como para poder recoger en muy poco tiempo.

Rapidez

Estamos en la época del ya, del lo quiero ya. Lo inmediato es lo que triunfa. Así pues, nuestra página web tiene que cargar rápido. Ahora mismo con las grandes conexiones que hay, si una persona comprueba que tarda en cargarse la página, se va a ir a otra. Tus visitantes no van a esperar 30, 40, ni 50 segundos hasta que el sitio cargue, en Internet el tiempo pesa y mucho. Dicen los expertos que la atención se mantiene durante diez segundos. Así que ya sabes, rapidez e inmediatez es la primera clave.

Vistosidad

Como pasa en todas las cosas, la vista es por donde entra todo. Si haces de tu web una página atractiva, vistosa y con cosas llamativas, seguro que tendrás muchas más posibilidades de tener éxito. Para estas cosas, las empresas de diseño saben perfectamente lo que engancha al usuario. Debes enfocarlo desde un punto de vista novedoso, que lo haga fresco y original. Y por supuesto, pensando en tu cliente, no en lo que te gusta a ti.

Sencilla pero elegante

Y ojo, que decir que una página web sea vistosa no quiere decir que la llenes de lucecitas, de banners y de música. En ocasiones el dicho de que “menos es más” surte efecto. Los sitios web que más oportunidades de negocios tiene y que más venden actualmente en la red son precisamente aquellos que son sencillos pero elegantes. Por supuesto hay que cuidar la ortografía y la gramática. Yo tengo claro que no pienso comprarme nunca un ‘baso’ o un ‘halicate’.

Enseña lo que vendas

Tu producto estrella tiene que estar lo primero. Imagínate que vendes botas de fútbol y lo primero que muestras en tu web son unas camisetas. Si la gente que entra no sabe muy bien lo que vendes, se confundirán se marcharan y es muy poco probables que les recuperes. Adiós clientes por no mostrar en primer plano tu principal marca de referencia.

Ofrece algo

En esta vida no todo es pedir. También hay que dar. Por eso, si les pides que te den su correo electrónico o que se suscriban a tu boletín informativo, hay que ofrecerles algo a tus clientes. Me estoy refiriendo a cupones descuento, puedes enviarle información periódicamente, bien sea cursos, seminarios e incluso software gratis que apoye y le sirva como una herramienta de complemento a la información relevante de su interés.

Di quién eres

A la gente nos gusta saber con quién estamos hablando, ¿verdad? Pues a los cibernauta les pasa lo mismo. No se te olvide de poner en alguna parte de la página, quién eres, a qué te dedicas, dónde pueden encontrarte. Resulta asombrosa la cantidad de negocios que circulan por la red que dan la impresión de estar huérfanos o que parecen surgidos de la nada. No se te olvide un email y una forma de contacto.

Responde dudas

Lo mejor es hacer una página con las respuestas a esas preguntas frecuentes, tus visitantes solo tienen que consultarlas para despejar rápidamente sus dudas. Es muy útil y la gente lo agradece.

Como has visto, son premisas muy fáciles pero que hay que seguir si queremos sacar un mayor rédito a nuestra página web. Ahora que ya sabes cómo hay que sembrar es el momento de comenzar a recoger.