Tecnología que salva vidas

Tecnología que salva vidas

Si alguna vez te has planteado comprar un vehículo, te habrás dado cuenta de la cantidad de novedosos sistemas de seguridad que ofrecen los fabricantes. Estos sistemas de seguridad no sólo se encuentran en coches, aunque es la plataforma a través de la cual se muestran los avances en sistemas de seguridad.

Los sistemas de seguridad los encontramos también en otros vehículos como pueden ser motocicletas y camiones. Sobre todo, en los camiones se presta mucha atención a la seguridad, ya que los conductores pasan muchas horas conduciendo, y esto puede provocar distracciones. Respecto a las motocicletas el cuerpo del piloto forma parte del chasis, y un accidente puede provocar severas lesiones, por eso a lo largo de los años hemos visto como medidas de seguridad pasiva, como el airbag, se introducían en modelos de calle.

Actualmente hay algunos sistemas de seguridad que están destacando por los avances en la seguridad de peatones, y en los tiempos de reacción del conductor. Sin embargo, hay algunos sistemas que merece la pena conocer, ya que pueden salvarnos de un accidente. Voy a destacar tres sistemas que considero básicos de cara a la compra de un vehículo nuevo: el sistema de ayuda para permanecer  en el carril, este sistema toma información de unos sensores colocados en el vehículo, y impide pasar de un carril a otro involuntariamente, cuando se circula a velocidades mayores de 65 km/h; BLIS, este sistema cuanta con unos sensores y luces led en los retrovisores que indican con una luz naranja cuando hay alguien en el punto muerto de visión; por último, pero no menos importante, el Active City Stop, que se encarga de parar automáticamente el vehículo para evitar obstáculos, gracias a un radar y un complejo funcionamiento interno.

Los sistemas de seguridad están continuamente en desarrollo, aunque en estos últimos años, se está imponiendo la conducción autónoma. Es decir, que el coche dirija la marcha automáticamente, tomando el control del vehículo. Esto se consigue gracias a la integración en el vehículo de un moderno software capaz de detectar obstáculos, peatones, señales de tráfico, otros vehículos y mucha más información.

La conducción autónoma se quiere aplicar a muchos ámbitos de la vida, no sólo a los vehículos de transporte, sino también a los de carga. También se quiere introducir esta tecnología en vehículos de venta ambulante, taxis, autobuses… Pero a pesar de todo, siempre hay un elemento que no podemos controlar, la carretera.

Investigación de otros sistemas de seguridad

Si hay algún elemento que no podemos controlar durante la conducción es la carretera, ya que a no ser que conozcamos perfectamente el estado de la carretera, cosa que ocurre con la realización de trayectos habituales, podemos seguir estando expuestos a accidentes. Y es en el caso de tener un accidente en el que las medidas de seguridad de la propia carretera pueden ayudarte a salir ileso.

Estos sistemas de seguridad en la carretera son los guardarraíles. Y todos sabemos lo peligroso que son estas medidas de seguridad para motoristas, o para los propios pasajeros del vehículo. Y es por esa razón por la que se tiene que invertir en I+D+i para desarrollar e implementar en la carretera sistemas de seguridad vial cada vez más efectivos, y más seguros.

Un ejemplo de empresa que apuesta por el I+D+i de la seguridad vial es Industrias Duero, una empresa puntera en el sector de la seguridad vial, entre otros, y que realiza una gran tarea desde la fase de desarrollo de sistemas de contención con el fin de optimizar sus prestaciones, para mejorar el comportamiento de dichos sistemas frente al impacto de vehículos, minimizando los riesgos para los integrantes del mismo.

En conclusión, hemos visto como los sistemas de seguridad pasiva de los vehículos avanzan cada vez más, haciendo nuestra conducción más segura. Estos sistemas acabarán siendo integrados en vehículos cuya conducción sea autónoma. Pero a pesar de las medidas de seguridad, no se puede descuidar las medidas de contención de las carreteras, siendo imprescindible investigación, desarrollo y aplicación a la carretera de medidas de contención más seguras.