De mercadillo en mercadillo

De mercadillo en mercadillo

Soy vendedor ambulante, ¡y con mucha honra! Llevo desempeñando este duro pero bonito oficio desde hace dos décadas y cada día me gusta más. Y todo ello, a pesar de sus inconvenientes, como por ejemplo lo son las inclemencias del tiempo. A menudo, la gente piensa de nosotros que somos un poco trapaceros y que vendemos productos presentados como auténticas gangas cuando en realidad son de muy baja calidad. Pero ello no es así. ¡Claro está que no somos ni Vuitton ni Chanel!

No obstante, la mayoría de nosotros vendemos productos cuya relación calidad-precio es excelente y que responde y se adecua a las necesidades de nuestra clientela. Yo, por ejemplo, me dedico a vender ropa infantil que le compro al Grupo Reprepol, un proveedor de ropa infantil con amplia experiencia como proveedor infantil, lo que le ha llevado, aparte de ser mayorista, a establecer su propio mercado como distribuidor en tiendas monomarca y multimarca. Llevo encargando allí las colecciones para las distintas estaciones del año compuestas por la ropa, el calzado y los complementos infantiles que propongo a la venta en mi puesto en los mercadillos de mi comunidad autónoma desde hace muchos años y os puedo asegurar que en muy raras y contadas ocasiones han venido clientes a quejarse de mi mercancía. Y aun así, o les he cambiado los artículos o les he devuelto el dinero y todos en paz.

Los artículos y productos que ofrezco son de gran calidad y a precios inmejorables. ¡Lo repito y de ello doy fe! La venta ambulante ya no es lo que era antes y ha evolucionado mucho, todo ello está a día de hoy muy bien reglamentado y controlado gracias a las nuevas tecnologías. También, somos muchos –yo incluido, gracias a la ayuda de mis dos hijos– quienes gestionamos todos nuestros artículos y demás: las compras, ventas, almacenamiento, logística, etc., vía estas nuevas tecnologías. La verdad es que éstas nos facilitan mucho nuestro día a día y nos hacen ganar un tiempo precioso que podemos entonces dedicar a nuestra vida familiar y social.

¿Qué cualidades debe tener un vendedor para ser bueno?

Muchas veces me preguntan: “¿qué cualidades debe tener un vendedor para ser bueno?”, y yo siempre les contesto lo mismo, es decir que para ser un buen vendedor ambulante tienes que ser ante todo respetuoso hacia la gente que se acerca a tu puesto y amar estar en contacto con todo tipo de personas y saberlas escuchar con atención, no sólo para poder aconsejarlas sobre la ropa que vendes, sino también para servirles y ser, a veces, una oreja atenta. Pues, son muchas las almas tristes y solas que vienen a contarnos sus penas y problemas…

Lo fundamental es ser sincero y creer en lo que dices, seguido por el hecho de tener una fuerte personalidad que haga que destaques de entre todos los demás, pero siendo siempre lo más natural posible. Ser optimista, entusiasta y resolutivo son otras tres de las cualidades más valoradas para ser un excelente vendedor, así como las de tener las competencias propias al cualquier vendedor profesional que son las de conocer perfectamente su entorno de trabajo. A saber, conocer a la perfección sus productos, mercados, clientela, competencia, etc.

La vestimenta y la limpieza son otros, asimismo, de los detalles a tomar en consideración: ¡tanto tú como tu puesto debéis ir siempre impolutos para no ahuyentar a la clientela! Para acabar, y aunque sean más las cualidades que existan para ser un buen vendedor, ya que en este post tan sólo os he expuesto unas cuantas, añadiré simplemente que tener cierto conocimiento técnico de gestión y economía, es decir, cierta capacidad para comprender las necesidades de la clientela y cumplirlas, así como poder resolver los problemas del negocio, son otras de las cualidades importantes que yo destacaría para ser un excelente vendedor ambulante. Y bueno… tener buenos proveedores como el que tengo yo, a saber, el Grupo Reprepol, un proveedor de ropa infantil de grandes marcas nacionales e internacionales, que ofrece los mejores productos, y que está al día de todas y cada una de las tendencias nuevas del sector de la moda infantil, lo que le permite proponer desde hace muchos años ya una amplia selección de productos y artículos de puericultura, de moda para niños de 0 a 14 años, calzado, accesorios, peluches, etc., es obviamente lo que hay que destacar y subrayar en especial.