Consigue tu disfraz preferido para Carnaval

Consigue tu disfraz preferido para Carnaval

Disfrazarse es todo un arte. El Carnaval es una de esas tradiciones que más se viven en muchos sitios. Dentro de las fronteras españolas, son muy conocidos los de Cádiz, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, pero esos no son los únicos sitios en los que el Carnaval se vive de una manera especial. Muchas ciudades disfrutan con el espectáculo que trae una fiesta de tales características.

A menudo podemos encontrar varios trajes o disfraces. Por un lado, están los más tradicionales: el típico guardia civil, enfermero, hombre medieval, etcétera. Por otro lado, hay disfraces que tienen algo más que ver con la actualidad. Estos disfraces son todos aquellos en los que se imita a un personaje que esté de moda o que tienen que ver con el uso de las nuevas tecnologías.

De esos últimos vi un montón el pasado Carnaval. Disfraces de teléfonos móviles (e incluso de marcas concretas como iPhone) o de incluso los emoticonos del WhatsApp. La tecnología está más presente que nunca en la vida de las personas y eso se nota en celebraciones tan populares y tradicionales como el Carnaval.

Por la parte que me toca, yo decidí vestirme de astronauta para el pasado Carnaval. Quería un disfraz que fuera de calidad pero que al mismo tiempo no me supusiera un desembolso económico demasiado importante, puesto que ya se sabe que este tipo de cosas son para usarlas un día y para no volver a hacerlo nunca más.

Comencé a buscar mi disfraz con antelación. Sé que hacer estas cosas con el tiempo encima no trae nunca buenos resultados, por lo que desde el pasado mes de enero comencé a buscar mi disfraz. Tuve tiempo de ver varias tiendas y de probarme varios modelos, pero no me convencía ninguno, ya fuera por el propio disfraz o por el precio del mismo.

Cuando se echaba el tiempo encima y tenía pensado cambiar mi elección, descubrí justo lo que buscaba. Lo encontré vía Internet, concretamente en www.lacasadelosdisfraces.es, un portal web en el que pude encontrar una cantidad ingente de disfraces y no solo para Carnaval, sino para cualquier fiesta o celebración.

El precio no era para nada alto, por lo que decidí adquirir finalmente el disfraz de astronauta. Por fin había un sitio en el que podía encontrar algo de mi gusto y a buen precio. Muchas veces olvidaba lo difícil que era esto a veces. Cuando llegó el gran día de disfrazarse, pude hacer gala del traje que había elegido y lo cierto es que muchos me felicitaron porque no se lo esperaban y el disfraz daba la impresión de ser bastante bueno. El día transcurrió genial y fue irrepetible.

Las nuevas tecnologías, presentes

Como apuntaba antes, los disfraces relacionados con la actualidad tecnológica estuvieron al pie del cañón. Varios de mis amigos se disfrazaron de emoticonos de WhatsApp y por la ciudad encontramos a mucha más gente disfrazada de teléfonos móviles como el iPhone e incluso a varias personas que se hacían pasar por tablets.

En una fecha como Carnaval la gente quiere pasarlo bien y olvidar durante unas horas las diferencias entre sí y los problemas. A veces no es fácil, pero eventos como este, al fin y a cabo, no tienen sentido si no son para unirnos.